martes, 15 de noviembre de 2011

Ilícitos relativos a las especies fiscales y gravadas





Un ilícito tributario, "es toda acción u omisión que importe violación de normas tributarias de índole sustancial o formal, que constituye una infracción punible", según el código Orgánico Tributario (COT).


Para poder ejercer la industria de la fabricación o importación de especies gravadas; es necesario cumplir con determinados requisitos establecidos en la le Ley de Impuesto Sobre Alcoholes y Demás Especies Alcohólicas, la Ley de Impuesto Sobre Cigarrillos y Manufacturas Del Tabaco y sus respectivos reglamentos, de lo contrario el industrial o contribuyente cometerá un ilícito estipulado en el COT. Los interesados deberán obtener previamente la autorización de la administración tributaria. De no ser así, el código provee  una sanción con multa de “ciento cincuenta a trescientos cincuenta unidades tributarias (150 a 350 ut) y comiso de los aparatos, recipientes, vehículos, útiles, instrumentos de producción, materias primas y especies relacionadas con la industria clandestina.”

Para no caer en este ilícito el industrial previamente debe obtener el registro efectuado ante la administración tributaria nacional de su domicilio fiscal, el cual consta de la apertura de un expediente con los datos e información del solicitante. Posteriormente debe solicitar la autorización concerniente presentando toda la información exigida, incluida entre ellos la caución respectiva.

Las especies gravadas destinadas a la exportación o al consumo en zonas francas, puertos libres u otros territorios sometidos al régimen aduanero especial, están exentas del pago de impuesto, es decir, tienen alícuota “0”; por lo tanto su comercialización dentro del territorio nacional puede ser considerado un fraude o un ardid para evadir el impuesto correspondiente.

Por esta razón el legislador estipulo en el reglamento de la Ley De Impuesto Sobre Alcoholes y Demás Especies Alcohólicas, articulo 259, que las especies alcohólicas  en cuestión deberán llevar impresa la inscripción “ LIBRE DE IMPUESTO, PROHIBIDA  LA  VENTA FUERA DE ZONAS FRANCAS, PUERTOS LIBRES Y ZONAS DE RÉGIMEN ADUANERO ESPECIAL”. Y en el reglamento de la Ley De Impuesto Sobre Cigarrillos Y manufacturas Del Tabaco, articulo 19, que los cigarrillos y demás especies libres del pago de impuesto deben llevar impreso en el sello de garantía o en algún otro lugar de la cajetilla la frase “LIBRE DE IMPUESTO Y PROHIBIDA LA VENTA FUERA DE ZONAS FRANCAS, PUERTOS LIBRES Y ZONAS DE RÉGIMEN ADUANERO ESPECIAL”.

Por lo tanto, el COT establece en sus artículo 10 numeral 2 que representa un ilícito relativo a las especies gravadas  “Comercializar  o expender en el territorio nacional especies gravadas destinadas a la exportación o consumo en zonas francas, puertos libres u otros territorios sometidos al régimen aduanero especial.”

La actuación indebida e ilegal antes descrita es sancionada con multas de cien a doscientas cincuenta unidades tributarias (100 a 250 ut) y comiso de las especies gravadas.

Es fundamental contar con la autorización  de la administración tributaria para poder ejercer el expendio de especies fiscales ya que ésta es la encargada de regular  dicha actividad. Las personas que se dedicaren al expendio de especies fiscales sin la autorización de la administración, aunque estas sean de licita circulación cometen un ilícito tributario descrito en el COT  artículo 108 numeral 3, y podrán ser sancionados con multas de cincuenta a ciento cincuenta unidades tributarias (50 a 150 ut) y comiso de las especies fiscales.

Como se explico en el principio  contar  con el registro no es suficiente para ejercer la industria, comercialización o expedido de especies gravadas, es necesario y obligatorio tener la autorización de la administración tributaria, por lo tanto comercializar o expender especies gravadas, aunque sean de licita circulación, sin autorización  por parte de la administración conlleva a multas de cincuenta a ciento cincuenta unidades tributarias (50 a 150 ut) y retención preventiva de las especies gravadas hasta tanto obtenga la correspondiente autorización. El COT  también expresa que el interesado cuenta con 3 meses para obtener la autorización correspondiente, y de no ser así o la administración se la negara se procederá a:

1.-  practicar la entrega de las especies gravadas a la máxima autoridad de la respectiva oficina de la administración tributaria a través de la cual se vaya a transitar el procedimiento.
2.- cuando el acto del comiso haya quedado firme, la administración podrá rematar las especies gravadas, siguiendo el procedimiento establecido en la Ley Orgánica De Aduanas y su reglamento.
3.-la administración podrá proceder a la destrucción de la especie gravada.

La autorización dada por la administración cuenta con una vigencia por lo tanto los comerciantes o expendedores de especies fiscales gravadas deben a su debido tiempo renovarlas.

Por otra parte, los expendedores interesados en realizar modificaciones a sus respectivos establecimientos capaces de alterar las características, índole o naturaleza de la industria, establecimiento, negocio y expedido de especies gravadas deben pedir a la administración encargada  la autorización que permita llevar a cabo tal fin.

El artículo 209 del reglamento de la ley de impuesto sobre alcoholes y demás especies alcohólicas dice: “si la modificación solicitada fuere autorizada y significare un cambio en la clasificación del expendio, se dispondrá el otorgamiento de un nuevo registro y de sus correspondiente autorización, previa cancelación de los anteriores”.

El incumplimiento de estas dos últimas formalidades es capaz de generar multas de veinticinco a cien unidades tributarias (25 a 100 ut) y suspensión de la actividad respectiva, hasta tato s obtengan las renovaciones o autorizaciones necesarias.

En el caso de que una persona reincida en estos ilícitos el COT establece que será revocado su registro y autorización para el ejercicio de la industria o expendio de especies fiscales o gravadas.

Claro está que el expendio o comercialización de especies gravadas que no cumpla con los requisitos legales para su elaboración o producción representa un ilícito tributario al igual que la comercialización y expendio de especies gravadas cuya precedencia sea ilegal o estén adulteradas.

Las guías y demás documentos de amparo previstos en la ley son obligatorios para que las especies gravas puedan ser comercializadas o expendidas en el territorio nacional. La ley de impuesto sobre alcoholes y demás especies alcohólicas establece que “las especies gravadas… no podrán circular ni ser retiradas de las aduanas, establecimientos de producción, expedido, depósitos, almacenes fiscales, sino mediante guías, facturas guías, certificados y demás documentos que determine el reglamento de esta ley”.
Por Ley las especies gravadas deben poseer los aditamentos aprobados y establecidos por la administración tributaria. Por ende la circulación de estas especies con carencia de etiquetas, marquillas, timbres, sellos, capsula, bandas u otros aditamentos, o en el caso de que estos sean falsos es traducido como un ilícito relativo a las especies gravas establecido en el COT numeral 9 del artículo 108.
           
Las sanciones para estos 3 supuestos podrán ser multas de cien a doscientas cincuenta unidades tributarias (100 a 250 ut) y comiso de la especies gravadas. Si el infractor de la norma reincide será suspendido su autorización para el ejercicio de su actividad por un lapso de tres meses o la revocatoria definitiva de la misma dependiendo la gravedad.

Los industriales por mandato de la ley solo podrán expender especies gravadas a las personas o establecimientos autorizados para la comercialización o expendio de este tipo de productos. En el caso de especies alcohólicas la ley de impuesto sobre alcoholes y demás especies alcohólicas en su artículo 46 especifica que solo podrán expenderse bebidas alcohólicas a los establecimientos destinados  al consumo de la misma y que cuente con las debidas autorizaciones emitidas por la administración tributaria.

            Asimismo, Los particulares no pueden vender especies fiscales que carezcan de valor facial, ejemplo de ello sería vender especies fiscales falsas, ello es recomendable que los industriales solo las adquieran de la propia administración. Además es considerado ilícito ocultar, acaparar o negar injustificadamente las planillas, los formatos, formularios o especies fiscales con cualquier propósito, incluido entre estos el querer revenderlos con un precio mayor.
La incurrencia en estos 3 supuestos genera multas de cien a trescientas unidades tributarias (100 a 300 ut).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada